Onicomicosis

La onicomicosis es la enfermedad que más frecuentemente puede afectar las uñas, siendo responsable de más de la mitad de los casos de alteración ungueal (onicodistrofia). Se trata de la infección de las uñas por hongos. En la mayoría de los casos (un 90%) están producidas por hongos que pueden afectar también la piel y el cabello, denominados dermatofitos; en el resto de casos (10%) están producidas por levaduras (Candida) y por hongos filamentosos no dermatofitos (mohos).

Un ambiente ideal para contraer la enfermedad son las piscinas, duchas y vestuarios de instalaciones deportivas o recreativas, donde a través de un suelo húmedo se puede adquirir la infección por hongos tanto en el pie (tiña del pie o pie de atleta) como en las uñas (onicomicosis).

Es un padecimiento de la edad adulta y se considera que puede representar de 15 a 20% la población entre 40 y 60 años.

Habitualmente la onicomicosis inicia después de una tiña crónica de los pies, donde las esporas de los hongos infectan el borde libre de las uñas, pero también pueden comenzar de otras formas.

Clínicamente se producen cambios en la uñas tales como engrosamiento, pulverización distal, uñas amarillas y otros cambios de coloración de la uña.

En términos generales el tratamiento puede ser de tres tipos: 1) la terapia sistémica constituida por tres antimi- cóticos de administración oral, 2) los tratamientos tópicos en vehículos como ungüentos y lacas, y 3) la combinación de las dos modalidades anteriores.