Nuevos Melanociticos (Lunares)

Los nevos melanocíticos son neoformaciones benignas únicas o múltiples. Pueden ser pequeños, medianos o gigantes. Suelen ser pigmentados y de crecimiento variable. Pueden ser congénitos o aparecer en las primeras dos décadas de la vida.

Los nevos pueden aparecer desde el nacimiento (nevos congénitos), pero la mayoría se presentan en la infancia o adolescencia y se les llama nevos melanocíticos adquiridos; hay factores que se relacionan con la aparición de los nevos: los antecedentes hereditarios en padres con gran cantidad de nevos; el grado de exposición solar durante la niñez, en especial si es intensa e intermitente; características fenotípicas, como la piel clara. Parece haber cierta influencia geográfica y de las radiaciones solares, puesto que en Australia se ha observado reducción con el uso de protección solar.

De forma característica, los nevos melanocíticos son lesiones planas o sobreelevadas, asintomáticas, simétricas, de bordes bien delimitados, coloración regular y frecuentemente de diámetro pequeño (< 6 mm de diámetro).

Frente la presencia de múltiples nevos melanocíticos, y especialmente cuando existan lesiones clínicamente atípicas, se aconseja:
• Autoexploración mensual. Valorar cualquier cambio en una lunar o aparición de nuevas lesiones. Control fotográfico personal.
• Controles dermatológicos regulares (si múltiples lunares, nevos atípicos, especialmente si existen antecedentes personales o familiares de melanoma)
• Controles digitalizados (imágenes clínicas y dermatoscópicas) Sistema de mapeo de nevos melanocíticos.
• Fotoprotección.