Hiperhidrosis

Es una sudoración excesiva, que puede producirse en todo el cuerpo (hiperhidrosis generalizada) o en áreas localizadas, especialmente en palmas, plantas, axilas o cara (hiperhidrosis focal).

La hiperhidrosis focal es proceso bastante habitual que afecta entre el 1-3% de la población.

La zona afectada suele ser rosada o blanco-azulada y en los casos graves la piel puede presentar fisuras, descamarse y ablandarse, especialmente en los pies. A veces la zona afectada desprende un olor fétido (bromhidrosis), causado por bacterias y levaduras que descomponen el sudor y la piel mojada.

Se trata de una patología que afecta por igual a hombres y a mujeres; por lo general, comienza a manifestarse en la infancia y la adolescencia.

Las causas que originan la sudoración excesiva se desconocen, si bien los datos sugieren que puede existir una predisposición genética, ya que dos tercios de los pacientes que sufren hiperhidrosis tienen un familiar con este mismo trastorno.

Factores de tipo emocional como el estrés, la tensión y la ansiedad pueden incrementar la actividad de las glándulas sudoríparas y, por lo tanto, agravar la hiperhidrosis.
Para su tratamiento se requieren el uso de fármacos específicos.