Dermatología Clínica

La dermatología es la rama de la medicina que se encarga del estudio, conocimiento y el tratamiento de las enfermedades o afecciones de la piel y sus anexos, como el pelo y las uñas.

Esta especialidad además se encarga de la prevención de las enfermedades, de la conservación y cuidado de la normalidad de la piel.

Los distintos tipos de dermatitis, la lepra, el acné, la urticaria, el melanoma y el vitiligo son algunas de las enfermedades y los trastornos que provocan inconvenientes en la piel y que pueden ser diagnosticados, prevenidos y/o tratados por la dermatología.

Como ejemplos de algunas áreas de estudio y dedicación de la especialidad podemos destacar.

  • Eczemas: Los eczemas son una enfermedad inflamatoria superficial de la piel (dermatitis) que producen picor, enrojecimiento de la piel, vesículas, edema y exudación de líquido seroso. La investigación de los eczemas precisa de la realización de pruebas cuya interpretación requiere especial dedicación y conocimiento.
  • Cáncer cutáneo: Dentro de la dermatología es muy importante el estudio de los tumores. Los dermatólogos se dedican tanto al estudio del cáncer para el diagnóstico, tratamiento y manejo general del paciente con esta enfermedad así como a la importante labor de la prevención. En la actualidad existen multitud de formas de tratamiento que van desde la cirugía hasta novedosos recursos médicos, como el uso de agentes antitumorales entre los que se encuentran la terapia fotodinámica, quimioterapia y uso de modificadores de la respuesta biológica entre otros muchos
  • Dermatología Pediátrica: la dermatología debe de tener en cuenta las diferentes etapas del hombre durante la vida para reconocer sus variaciones. De estas, una de las mas importantes es la edad infantil ya que a la especial y delicada constitución de la piel de los niños se suma la posibilidad de que existan enfermedades propias de la infancia, difíciles de reconocer para el no especialista.
  • Fotobiología: La luz, en especial la luz del sol, juega un papel esencial en muchas enfermedades dermatológicas. Este hecho ha conducido al desarrollo de los campos de la fotobiología, el fotodiagnóstico y la fototerapia. Esta área de la dermatología se dedica tanto a la investigación como al desarrollo de nuevos tratamientos y métodos diagnósticos para estas complejas enfermedades.
  • Enfermedades de transmisión sexual (ETS): Una ETS es una enfermedad que se transmite de una persona infectada a otra persona a través del contacto directo o por medio de contacto con líquidos infectados. Se les llama ETS porque el contagio es principalmente a través del contacto sexual, incluyendo el contacto oral, anal y vaginal. Las ETS afectan principalmente al área genital pero también pueden afectar otras partes del cuerpo, ya sea debido al contacto directo o a la extensión de la misma. El estudio de las ETS es una de las áreas mas clásicas de la especialidad denominada Venereología y se incluye dentro de la dermatología debido al gran número de manifestaciones cutáneas que presentan este tipo de enfermedades.
  • Micología: Los hongos y la levaduras son capaces de causar muchas diversas formas de infecciones de la piel, pelos y uñas. Los dermatólogos conocen diferentes técnicas para el diagnóstico rápido y correcto de este tipo de enfermedades como son el examen directo y el cultivo micológico
  • Tricología: El dermatólogo es el especialista mas adecuado para el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del pelo ya que focaliza su atención en el estudio de las enfermedades del cabello y su prevención, abarcando aspectos de investigación básica, técnicas de diagnóstico clínico, terapéutica médica, cirugía del cuero cabelludo y aspectos cosméticos.

Un experto en dermatología está en condiciones de estudiar la estructura de la piel, analizar su funcionamiento y prevenir, diagnosticar y tratar los trastornos que puedan producirse en ella. Cabe destacar que los inconvenientes de la piel pueden generarse directamente en este órgano o ser una consecuencia de algún tipo de padecimiento interno.